CUSCO Y ALREDEDORES

CUSCO:

Era la capital del Tawantinsuyo, nombre con el que se referían a su nación y como ellos creían, "el ombligo del mundo". Su nombre en quechua así lo indica: Qosqo, significa en castellano centro vital o plexo solar. Ciudad principal del imperio Inka, la gran cantidad de vestigios de la magnífica cultura andina lo han convertido en la capital arqueológica de Sudamérica.
Nosotros llegamos en avión desde Lima y pagamos 90$ cada uno por los billetes. Puede hacerse también en bus pagando unos 25$ por persona; no obstante, el trayecto dura un día entero por carreteras lamentables que deben de hacer del viaje un auténtico coñazo según nos contaron. Nada más llegar sufrimos los primeros síntomas del Soroche, el conocido como "mal de altura". Cada uno lo sentimos y padecimos en diferente grado de intensidad, sin embargo lo mitigamos rápidamente con el "mágico" mate o té de coca. Los síntomas se repitieron a lo largo de los primeros días pero poco a poco fue desapareciendo a medida que íbamos aclimatándonos.
La ciudad ofrece infinidad de hoteles y hostales para todos los gustos y bolsillos. Nosotros nos alojamos en un hostal de mochileros llamado Hospedaje Nuevo Iquique, dir. calle recoleta nº 574, Cusco, Perú, fotos aquí y aquí. Se encuentra muy cerca del centro y aunque no estaba mal, tenía sus limitaciones; lo de ducharse con agua caliente era una auténtica odisea. Si bien se suponía que tenía agua caliente las 24 horas del día, esto dependía de la ducha que te tocara o del número de personas que se estuvieran duchando al mismo tiempo; detalle que se repitió durante todo el viaje. Este hostal fue de lo más barato que encontramos, pagamos 33 soles/noche por una habitación doble que no estuvo mal, foto aquí.
Llegamos en plenas fiestas patrias y tuvimos la oportunidad de ver los desfiles y festejos, menuda la que montan, fotos aquí y aquí. Por lo demás el centro de la ciudad es precioso, con su Plaza de Armas como corazón de la ciudad y sus estrechas callejuelas por las que te pierdes maravillado con las casas hechas a partir de antiguas construcciones inkas. Realmente pasear por sus calles es una experiencia única , poder admirar esos muros centenarios de milimétrico ensamble y ángulos imposibles, mientras caminas entre los indígenas quechuas descendientes de los legendarios inkas, no tiene precio.
Para moverse por la ciudad lo mejor es tomar un taxi. Suelen costar 2 soles independientemente de a dónde vayas, siempre que sea dentro de la ciudad; sin embargo para moverse por el centro, quizás merezca más la pena hacerlo andando para contemplar el panorama. Para comer solíamos ir a algún restaurante típico, en el cual podías comer por 10 soles/persona un menú a base de comida peruana; el centro está plagado de ellos y no tendréis problema alguno para localizarlos. Para cenar solíamos hacerlo en las suculentas pollerías locales o en algún restaurante de comida occidental como las pizzerías . Encontramos muy cerca de la Plaza de Armas una pizzería muy maja llamada Babieca, es muy recomendable y no os arrepentiréis si la visitáis, fotos aquí, aquí y aquí . Se encuentra en la calle Tecsecocha nº 418, y allí por ejemplo puedes comer dos pizzas medianas, más el delicioso pan de ajo que te ofrecen como detalle de cortesía y una coca-cola de 2 litros, por un total de 25 soles. En las pollerías compartíamos medio pollo grande a la brasa, acompañado de ensalada y ración de patatas fritas, más el refresco de 2 litros por 15 soles. Para salir a tomar una cerveza hay un gran número de bares cerca de la Plaza de Armas. El que más nos gustó fue uno llamado "Mystique", calle Suecia nº 320. Sus paredes interiores son antiguos muros inkas, y junto con su decoración dotan al lugar de un aire especial haciendo honor a su nombre; aunque es un poco más caro de lo habitual es digno de ver, foto aquí.

Para hacer todas las excursiones y visitas a los alrededores de la ciudad tenéis innumerables agencias de turismo cerca de la Plaza de Armas, todas ofrecen lo mismo así que busquen y comparen. Lo habitual es preguntar en varias y escoger la opción que más te convenga según calidad/precio y la impresión que te cause la agencia. Es importante que os den por escrito las condiciones de los tours que contratéis para evitar posibles "confusiones". De todas maneras, hay en Cusco una oficina turística donde puedes hacer cualquier tipo de reclamación u obtener previamente información de la agencia que vayas a elegir para saber si ha sido expedientada anteriormente o no.

*.-Normalmente la ciudad, los museos y los monumentos, se visitan por libre; no obstante, para las ruinas y demás es mejor que hagáis el city tour, éste consiste en la visita a 4 ruinas, la catedral y el Qoricancha (templo del sol). Desde Cusco haremos asimismo la visita del Valle Sagrado y tenemos la posibilidad de hacer por libre un circuito adicional, de esta manera podréis ver las ruinas restantes . En la mayoría de las visitas es necesario tener el boleto turístico. Es como si fuera la entrada para las visitas a ruinas y museos, y podréis adquirirlo en la oficina de turismo por 70 soles, foto aquí .


CITY TOUR:

Está muy bien, a nosotros nos gustó mucho y tuvimos muchísima suerte con el guía que era todo un artista. Las ruinas que visitamos fueron Saqsaywaman, Tambomachay, Puka pukara y Q'enqo. Están ligeramente separadas unas de otras, y aunque en su día formaban todas parte de un mismo complejo, en la actualidad se enseñan por separado. Además de las ruinas , el city tour incluye la visita guiada de la Catedral y del Qoricancha. Ambos están en el centro de la ciudad y pertenecen al Vaticano, por lo tanto tendremos que pagar su entrada ya que no están incluidos en el boleto turístico. Nosotros visitamos la catedral un día normal durante una misa y así nos ahorramos pagar la entrada, es bonita pero sin más. El Qoricancha al contrario merece mucho la pena.

Saqsaywaman: Situado en lo alto de una colina dominando la ciudad de Cusco, se levanta esta impresionante obra arquitectónica digna de legendarios faraones. Sus enormes bloques de piedra y su increíble ensamblado, siguen dejando boquiabiertos a todos los visitantes. Según nos comentaron, para su construcción trajeron las piedras de unas canteras situadas a 14 km del lugar, es increíble pensar cómo diablos se las ingeniaron para llevarlas hasta allí.
Toda una pena que estas ruinas hayan sufrido hasta hace apenas 50 años el incesante saqueo de sus piedras. Primeramente por los españoles para utilizarlas en la construcción de las diferentes iglesias de la ciudad, y posteriormente por los lugareños para utilizarlas en sus casas. Es difícil imaginar cómo fue este magnifico recinto cuando lo construyeron, tuvo que ser alucinante poder verlo y pasear por su interior. El lugar además os ofrecerá una preciosa vista panorámica de Cusco desde las alturas.

Tambomachay: Coqueto rincón donde el agua es su protagonista, también es denominado como baños del Inka. Cuenta con canales y pequeñas cascadas que dotan al lugar de un aire especial. El área que abarca no es muy extensa y se visita con facilidad y rapidez.

Puka pukara: Pequeño fortín que servia de entrada al complejo de Saqsaywaman, está situado entre este último y el recinto de Tambomachay. Según nos contaron, su nombre significa rojo (puka) y puesto de vigilancia o fortín (pukara).

Q'enqo: Curioso recinto arquitectónico destinado a funciones religiosas y de curación, cuenta con un pequeño anfiteatro y una cueva donde realizaban sus ritos. En esta última tendréis la posibilidad de ver el altar ceremonial que utilizaban al efecto. Se trata de una misteriosa y gélida piedra, donde reposaban los cuerpos anestesiándolos parcialmente por el frío.

Qoricancha: Era el templo más importante de la ciudad y estaba dedicado al dios sol. Sobre él, los conquistadores construyeron el Convento de Santo Domingo del Cusco. Su visita es imprescindible, y aunque por fuera parezca una iglesia más, su interior es muy interesante. Aún quedan en pie estancias donde podremos admirar diferentes salas con muros inkas originales de milimétrico ensamble. Según los relatos de los antiguos cronistas, sus paredes estaban cubiertas con laminas de oro hasta que llegaron los españoles.


.-Si no queréis hacer el city tour, tanto las ruinas como lo demás puede visitarse por libre cogiendo un taxi por nuestra cuenta, aunque no olvidéis que las entradas para los templos , como el boleto turístico para las ruinas hay que pagarlos. Los museos de la ciudad no son nada de otro mundo, pero al estar incluídos en el boleto no está de más visitarlos. El monumento al Inka Pachacuteq está muy bien, foto aquí . Si subimos por su escalinata interior podemos tener desde su cima otra vista panoramica de la ciudad; para llegar a él, podéis tomar un taxi o bajar en un ameno paseo. Nosotros pagamos 8$/persona por el city tour y dura una tarde entera. La entrada al Qorikancha cuesta 6 soles y se paga aparte.



VALLE SAGRADO:

Imprescindible, es un tour de día entero y se visitan las ruinas y el mercado de Pisac, las ruinas de Ollantaytambo y el pueblo de Chinchero. Todo el valle es precioso, sus pueblos, montes con las típicas terrazas de cultivo, y el Río Urubamba que recorre todo el valle como una serpiente zigzagueante. Realmente es una visita que no dejara indiferente a nadie.
La visita comienza por Pisac, donde visitaremos el concurrido mercado además del magnifico complejo arqueológico. Aseguraos que el tour incluye las ruinas, a nosotros no nos las enseñaron y tuvimos que volver otro día, cosa que reclamamos y nos devolvieron parte del dinero del tour. Después de la visita nos llevaron a comer a diferentes restaurantes según había pagado cada uno el tour; a nosotros nos llevaron a un restaurante muy majo y auténtico llamado TUNUPA dir. altura km 77 crta Pisac-Ollantaytambo, foto aquí y aquí .Teníamos un buffet a base de comida típica peruana y comida occidental. Comimos de lujo aunque también pagamos el tour algo más que los que fueron a otros restaurantes más cutres. Después del almuerzo visitamos las ruinas de Ollantaytambo y el pueblo de Chinchero con su peculiar iglesia. Fue una jornada alucinante y muy completa, a nuestro juicio es de obligado cumplimiento.


Pisac: Una de las principales localidades del todo el valle, se encuentra a 33 km de Cusco. Su mercado está en el centro del pueblo, es muy vistoso y lleno de colorido; asimismo es un sitio ideal para hacer nuestras compras, aunque recomendamos hacerlas en Cusco ya que las mismas cosas las encontramos mucho más baratas. Sus ruinas son impresionantes, con curiosas casas, templos, murallas y enormes terrazas. Además, están en un magnífico estado de conservación y podemos hacernos una ligera idea de cómo eran las antiguas ciudades del extinto imperio. El día que las visitamos al principio no había a penas gente en ellas; fue una gozada, había un silencio sepulcral roto por la música de una flauta que un lugareño hacía sonar por unos pocos soles, foto aqui, fue increíble. Las ruinas son muy extensas y abarcan unos 4 km más o menos; aseguraos visitarlas al completo, sabemos de gente que sólo visitaron una pequeña parte ya que el guía les dijo que el resto estaba cerrado al público, menuda jeta.


Ollantaytambo: Imponentes ruinas en las que resaltan seis monolitos perfectamente ensamblados de tamaño sobrecogedor. Este enorme complejo arqueológico fue de gran importancia durante el apogeo de la cultura Inka, en él podremos admirar las construcciones realizadas en laderas imposibles, diferentes plazas e innumerables terrazas de cultivo además de los restos del templo del sol (los 6 monolitos).


Chinchero: Coqueta localidad, cuenta con su pequeño mercado dominical dedicado al trueque entre campesinos y lugareños; asimismo tienen gran oferta de productos artesanales para turistas y viajeros. Su iglesia fue levantada sobre un antiguo templo Inka, costumbre que solían realizar los despiadados conquistadores. La llaman la Capilla Sixtina de Sudamérica; tiene todo su techo pintado y es muy curioso, aunque llamarle así.... quizas sea un poco exagerado.


.-Pagamos por el tour 20$/persona con la comida incluida. Como ya os hemos comentado, reclamamos por no haber visitado las ruinas de Pisac y nos devolvieron 10$ a cada uno. Por otra parte, la guía que nos tocó fue un horror, no tenía ni idea y se iba inventando las cosas como le parecía; en alguna ocasión nos arrimamos a otro grupo para escuchar a su guía las explicaciones, ¡menuda diferencia!.

Para visitar las ruinas que estaban fuera de los circuitos ( Tipon y Pikillaqta ) más las de Pisac, negociamos con un taxista un servicio de día entero por 70 soles. Las ruinas de Tipon y las de Pikillaqta están bien pero para nosotros no merece la pena ir hasta allí sólo para verlas; en cambio si os habéis quedado con las ganas de repetir alguna visita u os pasó como a nosotros y tenéis que volver para ver las ruinas de Pisac, podéis aprovechar y verlas, de lo contrario no creemos que merezcan la pena.

Tipon: Según nos contaron se trata de un complejo arqueológico que pudo albergar los Jardines Reales del Inka. Con diferentes terrazas de cultivo e innumerables canales, el lugar lo completan una serie de fuentes y caídas de agua muy parecidas a Tambomachay.


Pikillaqta: Se trata de un conjunto de ruinas preincaicas que se encuentran en su mayoría en estado de puro deterioro, toda una pena. Aun así es posible ver las curiosas pirámides que utilizaban para el abastecimiento del agua según nos dijeron.

.- Además de lo anterior, uno de los días decidimos hacer rafting por el Río Urubamba y ver el valle de otra manera, fotos aquí y aquí. Lo pasamos muy bien aunque es muy light; recorrimos durante dos horas un tramo que normalmente se debería de hacer en media hora, por no contar que sólo había un par de tramos donde realmente hicimos rafting, el resto fue un paseo en balsa. Las vistas desde el río son espectaculares y si os sobran días merece la pena hacerlo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

hola estoy llendo en marzo segunda quncena .. alguien sabe los valores actuales de los hostales para mochileros..? .

Aitor eta Oihana dijo...

hola anónimo, gracias por la visita, para saber los precios actuales de los hostales no tienes mas que ponerte en contacto con ellos y pregúntaselo directamente, si tienes aluna duda mas ya sabes, un saludo

Eva dijo...

Hola Aitor!
Soy Eva, de Valencia. Me ha encantado tu blog y vuestro viaje! Gracias por compartirlo... En agosto viajaremos a Perú y la información que ofreces es muy buena y valiosa... Visitaremos algunos de los lugares que citas sin duda!
Sólo era eso, felicitarte por el blog y agradecerte la info!
Saludos!!

Aitor eta Oihana dijo...

Hola Eva, muchas gracias por la visita al blog y tus palabras sobre el mismo. Esperamos que disfrutes tanto como nosotros lo hicimos, si tienes alguna duda que no este explicada en el blog estaremos encantados de responderte, bien como en esta ocasión con un comentario en el blog, o si lo prefieres a través del correo electrónico que figura en la pagina inicial del blog. Un saludo y suerte con el viaje. Agur

Anónimo dijo...

Hola Aitor soy Bastian de Chile y quiero hacer este viaje por cusco y sus alrededores, queria saber si para hacer lo del valle sagrado ya tenias comrpado un tour desde cusco o lo compraste cada vez que llegabas a Pisac o Chinchero, etc. Me gustaria que dieras tips para el viaje ,porque la idea es hacer un mochileo por Cusco y sus alrededores, si tienes contactos con comunidades andinas para convivir con ellas porfa publicalas. Gracias y espero tu respuesta.

Aitor eta Oihana dijo...

Hola Bastian,Gracias por la visita y el comentario.

El tour del valle sagrado lo adquirimos en cusco. Tienes un montón de agencias en la plaza de armas que lo ofrecen. Busca y compara. Para el resto de detalles, te recomiendo que leas el blog, en el están perfectamente explicados. Suerte con el viaje. Un saludo.

Visitante nº           Visitantes online